post-title El orgullo de la falibilidad http://www.paraemprendedoras.com/wp-content/uploads/falibilidad-mujer-emprendedora-fallar.jpg 2016-09-02 02:22:05 yes no Posted by Categories: Sin categoría

El orgullo de la falibilidad

Posted by Categories: Sin categoría
El orgullo de la falibilidad

Es interesante preguntarse: ¿ Por qué en los paraísos de la eficacia como Alemania o Japón la gente no es más feliz? ¿Por qué en los poblados indígenas del Amazonas no existe depresión o la ansiedad?

¡Porque para gozar los beneficios de la eficacia, necesitamos que la gente que los hace posible sea cumplidora y puntual! Y que lo sea, incluso, contra natura.

Es decir, hoy en día, entre las ventajas que vende nuestro estilo de vida, está el hecho de que todos nosotros somos muy eficientes.

No solo se exige que los productos a la venta sean relucientes, funcionales y estén bien envasados; nosotros también hemos de serlo. Pero ¿ esto nos hace realmente mas felices o nos llena de una auto exigencia estresante y absurda?

Cada vez son mas los intelectuales – economistas, sociólogos y demás- que afirman que ni necesitamos todas esas cosas que nos venden los comerciales ni la propia eficacia personal. Algo de eficiencia es interesante, pero demasiada es agotadora y demencial.

Tal y como está el mundo en estos momentos, lleno de exigencias irracionales, de presión para destacar, de ser alguien importante…, lo que mas nos interesa para mantener la salud emocional es bajar inmediatamente el ritmo de esas exigencias, aprender a aceptarnos con nuestras limitaciones.

Para ello, yo recomiendo ir ganando lo que llamo “orgullo de la falibilidad” esto es, decirse a uno mismo:

me acepto con mis fallos y limitaciones y, lo que es mejor, entiendo que esta aceptación me hace ser mejor persona porque le quito exigencias a la vida y mi ejemplo simple para pacificar al mundo”.

Efectivamente, el mundo en el que vivimos se ha vuelto súper exigente. A nivel planetario, ponemos en peligro la supervivencia de la Tierra a base de exigir más y mas producción de bienes de consumo. Y a nivel personal nos exigimos tener muchas capacidades: guapas, deportistas, inteligentes, hábiles para los negocios, excelentes madres, esposas, hijas …. Estas cualidades no son malas en si mismas, esta claro que son rasgos positivos, pero cuando las convertimos en exigencias irrenunciables, aparecen los problemas psicológicos, la tensión, el estrés…, y una gran fuente de este estrés es exigirse hacer las cosas bien.

Pensémoslo bien, el planeta no necesita que hagamos las cosas bien. Si hay algo que necesita es que no depredemos más el medio ambiente. Hacerlo todo bien no tiene mucha lógica en una naturaleza imperfecta. Lo normal seria hacer algunas cosas bien y otras no y divertirse en el proceso. ¿ para que querríamos hacerlo “todo” bien? Solo para depredar más y mejor.

De ahí que proponga el orgullo de la falibilidad, la capacidad de aceptar que muchas veces fallamos y que no pasa nada.

*Rafael Santandreu

Déjanos tu comentario.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *