post-title Tú tambien puedes inventar http://www.paraemprendedoras.com/wp-content/uploads/inventos-creatividad-Alan-adler-inspiraccion.jpg 2016-10-05 22:36:13 yes no Posted by Categories: Sin categoría

Tú tambien puedes inventar

Posted by Categories: Sin categoría
Tú tambien puedes inventar

Alan Adler: Quizá hayas oído muchas veces el dicho “no hay nada nuevo bajo el sol”. Es mentira. Cada día surgen nuevos inventos geniales, creados por gente corriente. Innovar está al alcance de todos

He sido inventor e ingeniero toda mi vida,  tengo unas 40 patentes, y he creado y diseñado los productos de Aerobie, la empresa que fundé hace años con mi mujer. Antes de eso, licencié mis inventos a varias compañías, tanto estadounidenses como europeas.

Cada primavera doy clases sobre invención a alumnos de séptimo curso en la escuela Egan de Los Altos, en California. La asignatura que imparto termina con una feria de inventos en la que los estudiantes muestran pósters o maquetas con sus propias ideas.

Siempre comienzo diciéndoles lo siguiente: “Quizá todos vosotros hayáis oído el dicho “No hay nada nuevo bajo el sol”. Pues no es verdad. Cada día nacen nuevos inventos geniales, creados por gente corriente. Cada uno de vosotros puede inventar”.

Mi filosofía más importante es aprender todo lo que puedas sobre la ciencia detrás de tu invento. Y se lo repito varias veces.

No solo diferente, sino mejor

Un buen invento no es solo una forma diferente de hacer algo. Es una forma mejor. Uno de los grandes desafíos para los inventores, ya sean alumnos de séptimo o ingenieros de 70 años, es evaluar sus ideas de forma objetiva. ¿Es esta realmente una forma mejor de hacer lo que sea? O si es un juguete, ¿es divertido? ¿Es entretenido, pero no demasiado fácil? El problema es que nadie puede enseñarte a ser objetivo, pero sí puedes recordarte a ti mismo que debes intentarlo todo lo posible. Cada año se gastan millones de dólares en ideas que no merecen la pena.

Volviendo a mi filosofía, los mejores momentos de mi vida los he pasado aprendiendo la ciencia tras mis ideas, especialmente cuando ésta era nueva para mí y quedaba fuera de mis conocimientos. Aprender motivado por un deseo o necesidad es emocionante y divertido. No es trabajo. La belleza de eso es que aunque tu invento no funcione, te lo has pasado bien aprendiendo algo nuevo.

Cuando tienes una idea para un invento, el mejor punto para empezar es aprender sobre otros inventos o productos en ese campo, y para eso internet es una gran herramienta. Investiga sobre productos y patentes ya existentes, y eso te ayudará a hacerte una idea de si tu invento es realmente novedoso. También te dará ideas para hacerlo aún mejor.

Disfruta del proceso

Si decides que tu idea merece ser llevada adelante, comienza a aprender sobre la ciencia que la sustenta mientras la desarrollas en tu cabeza y sobre el papel. Pronto tendrás que pasar a los prototipos, que pueden ser en cartón o madera al principio, pero llegado un momento tendrás que construir uno plenamente funcional, y eso puede ser caro. En el desarrollo de un producto tendrás que hacer y probar docenas de prototipos. Yo fabrico muchos de ellos en mi taller, pero suele ser necesario recurrir a ayuda externa en algún momento.

Tendrás que revisar patentes de inventos relacionados con el tuyo para asegurarte de que no estás infringiendo ninguna de ellas. Por lo demás, patentar tu invento es algo opcional, recomendable en el caso de que tu idea sea nueva y tenga valor económico, pero no obligatorio. Cada año se gastan millones en patentes que no valen lo que cuestan. Solo un pequeño porcentaje de los inventos generan ingresos suficientes para compensar lo que costó patentarlos.

Así que buena suerte. Tú también puedes inventar, y recuerda disfrutar en el proceso.

Alan Adler es ingeniero, profesor retirado de ingeniería mecánica en la Universidad de Stanford e inventor.

Déjanos tu comentario.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *